Cavitación

¿Qué es la ultracavitación o cavitación ultrasónica?

La cavitación ultrasónica tiene como objetivo la reducción de depósitos de grasa en el cuerpo.

El principio de funcionamiento de la cavitación ultrasónica es el uso de ondas de ultrasonido las cuales serán emitidas hacia el tejido graso de una manera convergente y enfocada, generando vibración de las células grasas, e implosión de las mismas, es decir; estas vibraciones rompen las uniones entre las células y rompen también las paredes de la membrana celular; de esta manera se forman «cavitaciones» (pequeñas burbujas) y estas células rotas serán drenadas a los vasos linfáticos para ser eliminadas del cuerpo. Al pasar al sistema linfático las células se han convertido en partículas liposolubles a manera de 3 nuevos elementos: triglicéridos, ácidos grasos libres y agua, De esta manera, los triglicéridos serán metabolizados en el hígado, los ácidos grasos libres serán utilizados por los músculos para la energía y el agua se eliminará en el riñón.

¿Cuántos tipos de cavitación existen?

Las ondas sonoras ultrasónicas generan vibraciones mecánicas que se miden en hertzios (Hz). Esta unidad de medida corresponde al número de vibraciones transmitidas en 1 segundo; de modo que 1 Hz corresponde a 1 vibración por segundo, 1 kilohertzio a 1.000 vibraciones por segundo, y así sucesivamente. Dependiendo de la longitud de onda a la que se propagan estas ondas sonoras (entre 1 Hz a 3MHz), hablamos de ultrasonidos de baja o alta frecuencia. Cuanto más elevada es dicha frecuencia, menor es la capacidad de penetración de los ultrasonidos en el tejido. La frecuencia del generador de ultrasonidos cumple un papel importante en cuanto a la determinación de la dimensión de las burbujas de gas, porque a menor frecuencia, el tamaño de la burbuja de cavitación que es generada es mayor.

  • 3 MHz para tratamientos estéticos: celulitis, adiposidad localizada, es decir tejidos normalmente bien hidratados y menos profundos. Otra aplicación estética es la introducción de principios activos por sonoforesis.
  • 1 MHz usado en rehabilitación para tratamientos musculares, tendinopatías, articulaciones, etc. Es decir, tejidos con menor hidratación y mayor profundidad.
  • 30 a 40 KHz para ultracavitación: trabaja sobre una parte liquida (agua) y una parte densa (triglicéridos). Este sistema penetra poco más profundo que el de 3 MHz. Genera menor efecto térmico superficial debido a la onda de expansión que emite.

En casos de Tejido Humano al recibir tratamiento de Cavitación, podríamos considerar óptimos resultados, una Frecuencia de 30 KHz a 40 KHz., logrando que el tamaño de las burbujas sea efectivo para su implosión, descargando energía suficiente para destruir las membranas adipocitarias sin dañar otras estructuras.

Hay distintos sistemas de cavitación: la cavitación estable, la doble cavitación y la ultra cavitación.

  • Cavitación Estable: Es la tradicional y funciona según el principio físico de la cavitación en la que se generan de forma controlada y repetida microburbujas que luego implosionan. Así se rompen las difíciles estructuras de los depósitos grasos localizados.
  • Doble Cavitación: Consiste en el uso de aparatología que produce 2 ondas de frecuencias distintas y combinadas que paralelamente a la producción de microburbujas, genera un aumento de temperatura interna que provoca una destrucción selectiva de la grasa tratada.
  • Ultracavitación: Este sistema incorpora ultrasonidos de baja frecuencia que logran romper el tejido graso sin dañar la microcirculación. Cuando tratamos de tratamientos médicos estos se distinguen de la cavitación común porque utiliza los ultrasonidos de baja frecuencia. Si hablamos de ultracavitación esta tiene un poder y una presión con un potencial de ochocientas veces mayor para tener un efecto el doble de eficiente. Esta técnica consigue obtener mejores resultados en el menor plazo posible para el paciente.

Es importante entonces diferenciar el uso de los ultrasonidos esteticos de la ultracavitación.

Ventajas de la Ultracavitación

La ultracavitación tiene grandes ventajas y una elevada tasa de eficacia.

  • Es un tratamiento indoloro y seguro.
  • Es ambulatorio y no invasivo, sin cirugía.
  • Los resultados se hacen evidentes en las primeras semanas.
  • Muy útil para el tratamiento de la grasa superficial y acúmulos grasos localizados

¿Quién es candidato para realizarse ultracavitación?

Está indicado para modelado corporal y reducción de celulitis.  En términos generales se puede decir que este tratamiento elimina la grasa localizada en áreas difíciles del cuerpo que son depósitos densos con células grasas muy duraderas, tal es el caso de los costados o “llantitas” y la piel alrededor del ombligo. Tanto el médico como el paciente deben tener claro que este tratamiento no está indicado para perder peso; sino para reducir las adiposidades localizadas a ciertas zonas del cuerpo como abdomen, muslos y nalgas, por lo que llevar a cabo una dieta adecuada durante el tratamiento es de suma importancia para alcanzar los mejores resultados, igualmente el paciente debiera llevar una rutina de ejercicios de forma complementaria.

¿Cómo se realiza el tratamiento?

El tratamiento se realiza utilizando una máquina de ultrasonido cavitacional con un transductor el cual se coloca sobre la piel, previa aplicación de un gel en la zona a tratar; se debe aplicar en movimientos circulares durante un tiempo de oscila de 30 a 60 minutos de acuerdo al área a tratar. Durante el tratamiento el paciente percibirá un calor ligero y escucha la vibración del ultrasonido (como un ligero zumbido, el cual no es audible para los demás). La cavitación prácticamente carece de efectos secundarios cuando es realizada por un médico especializado, aunque después del tratamiento podemos ver pequeños moratones a consecuencia de la manipulación del área tratada.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

Aunque los mejores resultados se observan entre las 8 y 12 sesiones, los resultados son evidentes desde la tercer sesión. Se sabe que el cuerpo tarda alrededor de 72 horas en eliminar la grasa localizada; por lo que también hay que esperar de 4 a 7 días para repetir la terapia. Por norma general se recomienda un mínimo de 10 sesiones en intervalos de una vez por semana.

Por lo general, el resultado se manifiesta por una mejora progresiva de la calidad de la piel de naranja que se hace evidente desde las primeras sesiones. La reducción de volumen de los acúmulos grasos comienza a manifestarse transcurridos varios días desde la primera sesión.